Cómo hacer que lavar el coche sea un momento mágico

Reconozcámoslo, limpiar y lavar el coche es un auténtico peñazo.

¡Hala! Ya lo he dicho. Sí, sí, no me importa admitirlo. Y lo repetiría delante de un juez: no me gusta lavar el coche. Ni por dentro ni por fuera.

lavar el coche 1

Pero claro, no hay opción. De vez en cuando no queda más remedio que ponerse manos a la obra y dejarlo como una patena.

Aunque sólo sea por el miedo al «qué dirán»o las denuncias en Sanidad por parte de conocidos y vecinos, preocupados por nuestra salud y la de nuestros hijos.

Estaría feo que vinieran a clausurar el vehículo.

Y no, no podemos echarle morro y pretender convencer a los señores inspectores de que en realidad, la roña actúa como vacuna natural para nuestros hijos.

Lo dicho, de vez en cuando (tampoco vamos a exagerar) hay que limpiarlo. Entonces tienes dos opciones:

1ª Maldecir e invocar a todas las fuerzas divinas o de la naturaleza (cada cual que apechugue con sus creencias). Aunque es muy probable que no acudan en tu ayuda, yo ahí lo dejo.

2ª Tomártelo con filosofía y hacer del hecho de tener que limpiar algo realmente divertido y maravilloso que compartir con tus hijos.

No, no estamos locos, que sabemos lo que queremos. Y lo que queremos es pasar el trago de la mejor manera posible.

Lo que te propongo es bien sencillo. Lo único que necesitas es que haga buen tiempo, espacio para lavar el coche, manguera y poco más.

Normalmente los niños están muy dispuestos a ayudar en casi todas las tareas que emprendamos.

Es lógico, somos sus modelos de conducta, de comportamiento social y familiar. Vamos, que para ellos ser mayor «mola».

Lo que pasa es que tal y como les presentamos algunas tareas las terminan entendiendo como algo aburrido y destinado a interrumpir actividades mucho más chulas.

Porque, vamos a ser sinceros, hacerse uno mismo la cama divertido-divertido, lo que se dice divertido… no es. Y menos si previamente estábamos en medio de un apasionante capítulo de Gravity Falls.

lavar el coche 2

 

Por eso mismo lo que te propongo es mezclar dos cosas que a los niños les encantan: agua y libre albedrío.

Puede ser que tardes más de lo habitual en tener tu coche limpio, pero probablemente pases uno de los ratos más agradables del verano.

Déjales la manguera, cubos para poder llenar las veces que quieran, esponjas suaves y un poco de jabón (lo que utilices para la carrocería)

niño bajo la lluvia

 

Si lo ves oportuno, podéis establecer entre todos de antemano unas normas:

 

  • No «enchufar» con la manguera a la cara de los demás.
  • El jabón sólo lo pueden dispensar los adultos.
  • No se pueden abrir puertas ni ventanillas sin permiso
  • No lavamos al perro con la esponja del coche.
  • Estableceremos turnos para un manejo «mangueril» equitativo (eres la más guay cuando mandas sobre la manguera, y lo sabes).

 

Estas son algunas ideas.

Tú sabes mejor que nadie como funcionan tus hijos y qué es lo que puedes permitirles con mayor tranquilidad y donde tienes que establecer los límites para que el libre albedrío no se convierta en caos y destrucción.

lavar el coche 3

 

Una vez consensuadas y establecidas las normas, sólo queda DISFRUTAR.

Veras como ellos mismos, de manera espontánea harán un juego de la tarea.

Un juego maravilloso que, sin duda, permanecerá en su recuerdo y en el tuyo.

abrazos amorosos

 

¿Te ha gustado el post? ¿Te ha parecido práctico o interesante? Tu opinión me importa, me encantaría leerte.

Si crees que puede gustarle a alguien más, no te cortes y comparte. ¡Nos vemos la próxima semana!

¿Sabías que puedes regalar Magia? Si, Magia on-line. ¿Cómo? Entra en Espectáculos Educativos y descubre nuestro curso de Magia on-line especialmente pensado para niños y niñas.

¡Suscríbete a nuestra newsletter, y recibirás periódicamente un montón de ideas de actividades para hacer con tus peques!